En esta ocasión, y por primera vez en este blog tenemos una entrada escrita por un invitado, en este caso se trata de Yikme, espero que lo disfrutéis.

Si prefieres escuchar el artículo está disponible aquí  

El egoísmo

Podemos suponer que cada época que vive la humanidad se define de alguna forma y probablemente el renacimiento fue una época de luz en la que podemos decir que la expresión artística y el humanismo era lo que la marcaba.

Así a finales del siglo XIX y principios del XX era el momento de la ciencia, con una serie de ilustres científicos, la ventaja que tenemos sobre épocas anteriores es qué es más fácil ver que es lo que predomina. 

 

Evidentemente no todos los seres están en ese estado, pero la gran mayoría de la sociedad lo está y por eso digo que es el rasgo predominante de la época.

Estas épocas nos ayudan a todos los seres a experimentar y aprender toda clase de experiencias por las que debemos pasar en nuestro camino hacia el despertar.

En la actualidad, desde mi punto de vista, la característica que define a esta época es, el egoísmo.

Recodemos que el egoísmo es la actitud de quien manifiesta un excesivo amor por sí mismo, y que solamente se ocupa de aquello que es para su propio interés y beneficio, sin atender ni reparar en las necesidades del resto.

No sé si desde finales de los 90 o desde la crisis de 2008 hemos entrado en una dinámica en la que prevalece el preocuparse únicamente de cada uno. Esto es un problema ya que los avances casi siempre se consiguen en conjunto.

De hecho el egoísmo siempre viene acompañado de ignorancia. Cómo decíamos anteriormente los avances se consiguen en común. Si solo pensamos en nuestro propio beneficio tampoco compartiremos nuestro conocimiento con los demás, esto provoca que haya menos sinergias y por lo tanto no se pueda avanzar.

Si esto lo llevamos un poquito más allá y no compartimos el conocimiento acabamos en el mundo de la ignorancia y todos perdemos. 

El egoísmo tiene otra consecuencia lógica, nos hace menos libres, ya que nos hace más predecibles y controlables. Como solo pensaremos en nosotros mismos a la mínima dejaremos en la estacada a otras personas, no pediremos ayuda, o peor aun, no ayudaremos a nadie. Esto, sin duda, es y será aprovechado por las élites. Como bien dice el refranero popular; divide y vencerás.

Estas características forman parte de la cultura,  en las sociedades modernas y complejas nos llegan a través de los medios, ya que sus mensaje permean a toda la sociedad. Estos mensajes van “infectando” a la sociedad en los distintos estados (egoísmo, ignorancia, etc) que interesan en cada momento. Para poder evitar esas influencias necesitamos ser librepensadores o tener un pensamiento crítico y no dar por buena toda la información que nos llega. Debemos pensar por nosotros mismos e intentar ser independientes en nuestras conclusiones.  Sin esa capacidad crítica nos costará más aprender y evolucionar como seres humanos y también como humanidad. 

Por las razones expuestas anteriormente debemos fomentar la antítesis del egoísmo que es el altruismo o el bien común.  Es más estas épocas nos deberían ayudar a ello ya que tenemos el ejemplo clarísimo en nuestro diario vivir. 

El fomento del altruismo ayudará a toda la humanidad a salir de este estado. Lo hará porque a medida que más personas vayamos practicando el altruismo se irá transmitiendo e irá ganando terreno. Esto será un proceso lento pero en el que debemos participar.

Como se suele decir al estudiar las relaciones de grupos humanos, debemos generar una contracultura basada en el altruismo para que vaya ganando terreno en las sociedades y se vaya imponiendo poco a poco para crear un mundo mejor.

Yikme

Categorías: Invitados

4 commentarios

Dolors · 19/04/2022 a las 20:54

L’ egoisme , un ensenyament clar y consis. Moltíssimes gràcies!!!!! 💜💜

Elena · 21/04/2022 a las 22:26

Decisión y voluntad pienso que son la clave para comportarse de manera altruista y compasiva además, de cultivar la empatia y el agradecimiento.El objetivo es traer felicidad a los demás y aplacar su sufrimiento.El altruismo aumenta nuestra felicidad al ser amable y benevolente. Gracias por compartir.

Nekane · 01/05/2022 a las 14:34

El egoísmo, muy buen tema!!
Se suele ver siempre en los demás. Pero nos miramos lo suficiente a nosotras mismas? Ya que el egoísmo a grandes rasgos lo vemos, en el trabajo, en la sociedad y ese es muy fácil de detectar sobre todo en estos tiempos.
Mucho trabajo interno y el instante presente son buenos aliados para ir despertando. 💜

Dechen · 01/05/2022 a las 14:38

Como siempre el camino medio es lo que deberíamos coger. Los polos opuestos del egoísmo y del altruismo nos lleva a la compresión. Evidentemente lo que siempre hace más ruido es lo negativo, sólo recordar que estamos en la dualidad y si esto no ha saltado por lo aires es que la parte de altruismo también está muy alta. 🕉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.